7 razones por las que fallan los emprendedores

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Comparte esta publicación

Etiquetas:

Una mujer profesional pensando sobre ideas de negocios

Es una realidad, una gran cantidad de emprendimientos son muy difíciles de realizar, son muchas las razones. No obstante, hacer listas de estas razones sólo son beneficiosas si sirven a los empresarios que las leen, y las usan como espejo de lo que pueden estar haciendo, si se hace una negación de lo que hay en ellas, bueno… el tiempo dará una respuesta.
Aunque hay muchas más razones que las expuestas en este artículo, es difícil ser un emprendedor por las siguientes:

1. No es lo suficientemente inteligente

No estamos hablando del IQ de inteligencia que todos hemos oído mencionar. El IQ emprendedor (EIQ) se basa sobre la comprensión integral de las situaciones. Muchos empresarios entienden su propia idea de negocio, pero no el mercado que aceptará o rechazará la idea. Tampoco quiénes son los verdaderos competidores. A menudo, los empresarios tienen poca profundidad y dominio de algunos temas relacionados con su negocio: literalmente no saben de lo que están hablando (aunque a menudo hablan mucho de ello).

2. No saber quién es quién

Los empresarios a menudo fallan porque no pueden separar a los amigos de los enemigos. No pueden encontrar un buen contador a tiempo parcial y no tienen idea de cómo evaluar las habilidades y la experiencia de un abogado. También fallan porque no pueden reconocer cofundadores y empleados leales inteligentes o cómo optimizar sus contribuciones.

PUEDE INTERESARLE:

3. No encontrar fondos suficientes (del tipo correcto)

Los empresarios a menudo fracasan porque no pueden obtener el tipo correcto de financiación en el momento adecuado. Usan demasiado de su propio dinero y demasiado dinero de sus amigos y familiares, lo que se convierte en una distracción cada vez que un amigo o miembro de su familia pregunta cómo está funcionando la empresa y su inversión. No saben cómo respetar a sus inversores que merecen comunicaciones profesionales de forma regular, especialmente si planean seguir pidiéndoles dinero.

4. Expectativas grandiosas

Si bien a veces es bueno creer en los milagros, no es una forma de comenzar. Los empresarios que fracasan a menudo lo hacen porque creen que cambiarán el mundo y si el mundo no acepta su autoridad, es culpa del mundo, no de ellos. Los empresarios fracasan porque a menudo se engañan a sí mismos y se vuelven codiciosos creyendo que están a solo una venta de revolucionar una industria y volverse tremendamente ricos.

5. Habilidades blandas horribles

Los empresarios a menudo fracasan porque no son políticamente correctos, porque dicen lo que piensan, sin importar cuán inapropiada o inoportuna sea la situación. Algunos empresarios son famosos y polémicos, sabemos quiénes son, pero generalmente se volvieron así después de su primer lanzamiento exitoso. Si un emprendedor no puede escuchar, es inseguro, de mal genio e intolerante con las opiniones contrarias, fracasará. Los peores empresarios son los que no pueden aceptar la responsabilidad de nadie y pasan sus días y noches buscando a alguien -cualquier persona- a quien culpar por sus errores.

6. Malos Socios

Los empresarios a menudo fallan porque salen con las personas equivocadas. “Los incorrectos”, incluye colegas que están de acuerdo con todo lo que dice el emprendedor; “Los buenos”, son los que respaldan pero no conocen al emprendedor, socios de canal que usan al emprendedor para canalizar sus propias ventas, asesores legales que acumulan honorarios innecesarios y gurús que saben casi todo sobre cualquier cosa. Los buenos empresarios tienen un filtro de propósito a través del cual pasan su tiempo: ¿este socio realmente vale mi tiempo? Los empresarios que fracasan no tienen este filtro.

7. Invisibilidad del mercado

Los empresarios a menudo fracasan porque sus empresas son invisibles para el mundo porque no pueden soportar gastar dinero en marketing y relaciones públicas. Este es un gran error que algunos empresarios cometen cuando el dinero se contrae. El pulido de productos y servicios hasta que brillan con luz solar es una pérdida de dinero. Los emprendedores inteligentes hacen correr la voz temprano y con frecuencia a través de todos los medios disponibles, especialmente los medios digitales: si no pueden encontrarlo, no pueden comprarlo.

Su propósito debe ser analizar y encontrar soluciones y mejores formas de sobrellevar todas estas situaciones para que pueda alcanzar el éxito en sus emprendimientos.

Deja un comentario

Subscríbete a nuestra lista de correos. Prometemos no enviar "spam"