Cinco razones por las cuales los empleados trabajan horas extras

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Comparte esta publicación

Etiquetas:

hombre con 8 brazos representando las muchas tareas que tiene que hacer.

Muy pocas personas disfrutan trabajar horas extras, y aún menos las compañías quieren que sus empleados amplíen sus horas. Además del costo de pagar horas extras (y algunos costos adicionales), investigaciones ha demostrado el efecto negativo de trabajar horas extras en la salud y la productividad de los empleados.

A continuación se detallan cinco razones por las cuales las personas terminan trabajando horas extras y consejos sobre lo que puede hacer para reducirlo.

1. Lo más obvio: Demasiado trabajo

La gran mayoría de las personas que trabajan horas extras lo hacen porque las horas regulares de trabajo no son suficientes para completar lo que deben hacer. Pero esto plantea la pregunta: ¿por qué tienen demasiado trabajo? Ciertamente, durante algunas semanas, como cuando hay un lanzamiento de un producto importante o un evento, las horas extraordinarias son inevitables. Pero si esto sucede durante todo el año de manera regular, claramente algo no está bien con la carga de trabajo. Podría ser que la descripción del trabajo de un empleado necesite una reevaluación de tareas, que la persona necesite más recursos para respaldar su papel en la oficina, o que la persona se esté distrayendo en el trabajo.

mujer trabajando a altas horas de la noche frente a una computadora, en la oscuridad

Cómo solucionarlo: el supervisor o gerente de un empleado debe sentarse con la persona que trabaja horas extras para revisar qué proyectos están en su haber (revisando sus hojas de tiempo o proyectos), y qué tareas le causan a él o ella trabajar extra horas. Después de este análisis, el supervisor y el empleado pueden evaluar las actividades, ya sea mediante la reasignación de prioridades de las tareas, la delegación de tareas a otros compañeros de equipo o la búsqueda de recursos adicionales.

PUEDE INTERESARLE:

2. Sobrecarga de reuniones

grupo de personas en una reunión laboral

Prácticamente uno de cada dos empleados coloca a las reuniones como el principal derrochador de tiempo en la oficina. Casi cualquier persona que haya trabajado en el mundo corporativo de hoy en día da e que se dan demasiadas reuniones (situación conocida como “reunionitis”). Reunión tras reunión una y otra vez, no todas las discusiones son necesariamente útiles. Estas reuniones absorben horas de trabajo regulares, dejando solo la tarde y las últimas horas de la noche para hacer el trabajo.

Cómo solucionarlo: evalúe todas las reuniones según su necesidad y solo invite a las personas que son vitales para cada reunión. Establezca una agenda clara de antemano, comience a tiempo y en la medida de lo posible, termine temprano.

3. Distracciones en la oficina

En la última década, se ha convertido en la norma contar con oficinas de planta abierta, las cuales contienen áreas de reuniones informales. Hay bocadillos y mesas de ping-pong, juegos de mesa y escritorios compartidos sin que existan separadores en las estaciones de trabajo.

Esto puede ser bueno y malo. Lo bueno: el entorno de la oficina admite colaboración y comunicación libre y abierta. Lo malo: hay más ruido y distracciones en la oficina. Esto puede reducir la concentración y la productividad de los empleados durante las horas normales de trabajo y conducir fácilmente a horas extraordinarias. Lo anterior aunado al hecho de que hoy en día los teléfonos inteligentes y gadgets similares están constantemente en línea y obviamente las redes sociales pueden atraer mucho la atención de las personas. Hemos visto situaciones en las que los empleados, jóvenes y no tan jóvenes se sumergen en sus teléfonos para consultar sus cuentas sociales y no es una revisión rápida la que hacen.

Cómo solucionarlo: haga un buen inventario del entorno de trabajo de su oficina y vea dónde están las áreas problemáticas. Puede ser que ciertos empleados necesiten tener más espacios silenciosos disponibles para ellos. Muchas compañías están empezando a comprender que necesitan proporcionar entornos de trabajo abiertos y cerrados; no todas las personas se pueden concentrar en áreas abiertas.

4. Exceso de correos electrónicos

Recientemente, en Francia se declaró ilegal consultar el correo electrónico del trabajo durante el fin de semana. Esto nos hace ver cuánto el correo electrónico ha tomado control de nuestras vidas. Esta herramienta nos permite comunicarnos desde cualquier lugar en cualquier momento, y esto es exactamente el problema: nos alientan a estar revisando el la bandeja de entrada 24 / 7. Es un problema en ambos lados de la ecuación de empleo: los jefes y gerentes envían sus informes por correo electrónico a todas horas, pidiendo información o actualizaciones, y los empleados permanecen pegados a sus cuentas de correo electrónico de trabajo por temor a perder una consulta de su supervisor.

Hombre vestido formalmente y trabajando sentado en la arena en una playa

Cómo solucionarlo: se debe alentar a los empleados a ser menos dependientes del correo electrónico y tener más interacción cara a cara, especialmente cuando una cadena de correo se alarga demasiado. Además,  la cultura de la oficina debe apoyar un entorno donde la gente no envíe correos electrónicos fuera del horario laboral o los fines de semana, para que las personas no se sientan atadas a sus dispositivos móviles.

5. Ser “trabajólico”

A veces, trabajar horas extras es una forma de presumir. El empleado puede estar compitiendo por un aumento o una promoción y registrando horas significativamente más altas que sus compañeros de trabajo. Esta es una situación pegajosa. Es genial que la persona esté tan emocionada, pero es malo que trabajen horas extras como una forma de intentar escalar la escalera corporativa.

hombre en la oscuridad frente a una computadora tomando café

Cómo solucionarlo: el supervisor debe reconocer y aplaudir el trabajo arduo del empleado, pero recuérdele que la calidad es lo que cuenta, y que, al final, un empleado productivo es un empleado feliz y no estresado. También concéntrese en desarrollar una sólida cultura de equipo, donde los compañeros de trabajo sean reconocidos y valorados en función de un entorno orientado a los resultados, en lugar de horas dedicadas a la oficina.

Las largas horas de permanencia en la oficina pueden reducir la productividad y la moral de los empleados; sin embargo, también pueden ser una oportunidad para mejorar sus procesos y su entorno de trabajo.

Obviamente esta no es una lista exhaustiva que contenga todas las razones por las que se trabaja horas extras. Sin embargo, es una pequeña lista que puede ayudar a identificar si en su oficina se está dando tal situación.

Comparte esta publicación e ilumina a alguien que esté pasando por esto.

Deja un comentario

Subscríbete a nuestra lista de correos. Prometemos no enviar "spam"