¿Cómo afecta la mediocridad los negocios pequeños?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Comparte esta publicación

Etiquetas:

La mediocridad es una enfermedad, y si la acepta en su negocio, entonces tiene una empresa que tiene un virus.

El diccionario en línea de la Real Academia de la Lengua define “mediocre”  de la siguiente manera: “adj. De calidad media. De poco mérito, tirando a malo”.

Si usted es gerente, al tener gente bajo su cuidado, seguramente ha lidiado con la mediocridad, y la realidad es que, como propietario de un negocio, tiene que equilibrar un salario competitivo, para que su equipo permanezca en su lugar, con la necesidad de que su empresa sea financieramente sólida.

Siempre hay uno

Es difícil aceptarlo, pero siempre hay una persona en cualquier equipo que se encuentra al final de la línea de productividad. A veces, esta persona está en esa posición porque, aunque tiene corazón y compromiso con el trabajo, sus talentos naturales no le resultan tan fáciles como a otros. Pero luego tienes los otros que no le están dando a su negocio lo que necesita y merece, y son una carga pesada en su equipo.

Hay que tener mucho cuidado con la mediocridad

Un empleado promedio que tiene el potencial de mucho más está desperdiciando dinero de la empresa.

Según la experiencia de muchos, no solo se gastó en un salario en alguien que le da al equipo y a la compañía el mínimo esfuerzo, sino que hay un problema más pernicioso. Cuando se retiene a alguien que aparentemente tiene talento pero no está haciendo un esfuerzo, envía una señal subliminal a otras personas que esto es aceptable.

Le puede pasar que acepta a alguien mediocre en su equipo, los demás empleados lo sienten y lo ven,  luego usted termina en una situación en la que otros miembros del equipo comenzaron a reducir su producción porque el “piso”, es decir, el nivel de esfuerzo, ya había sido establecido y siempre y cuando permanecieran por encima del nivel mínimo, estaban bien.

Las pequeñas empresas no pueden permitirse tener esa mentalidad. Imagínese un equipo de diez personas en el que solo una persona se desempeñó en un nivel superior y las otras nueve solo dieron un mínimo esfuerzo, nada más. ¿Cuánto tiempo cree que durará la compañía? Como empresario, no es algo que deba tolerar, ninguna empresa pequeña debe hacerlo. No tiene ningún sentido financiero y puede hacer que su empresa colapse.

Ha visto usted alguna situación similar, en la que como empleado de una empresa observa como aquellos que son más “amigos” del gerente disminuyen su producción y hasta peor, aquellos que son muy productivos no son tratados con mayor aprecio. Esta no es una actitud que ayude a una empresa a alcanzar niveles de productividad altos, al contrario se están disparando en el propio pie al creer que una persona “de confianza, el amigo del gerente” es mejor retenerla antes que a alguien que aunque serio, realiza bien su trabajo. Las argollas, es uno de los grandes problemas que afectan la productividad y los resultados positivos en las empresas pequeñas a nivel nacional, este tipo de compadrazgos sólo hacen que el virus de la mediocridad se expanda más profundamente dando como resultado empresas que están condenadas a desaparecer, tarde o temprano.

 

Deja un comentario

Subscríbete a nuestra lista de correos. Prometemos no enviar "spam"